El Valle de Tena, ofrece una gran variedad paisajística: altas cumbres, praderas, bosques, glaciares, ríos y embalses.

El turismo ha transformado el valle en los últimos años, que mantiene vivas sus tradiciones, historia, leyendas, arquitectura…, creando a su vez cómodas infraestructuras de servicios.